Cruz Real, Comesana y Osorio

Los técnicos que se quejan por todo en las ruedas de prensa son a los que sus equipos no les va bien. Es posible que las cortinas de humo, que lanzan contra todo lo que se mueva en el fútbol, ​​sea justamente para eso, para distraer la atención.

La queja de Julio Comesaña fue como muy puntual. Habló sobre el arbitraje de Carlos Mario Herrera en la derrota contra Equidad, por la expulsión de su jugador Víctor Moreno y el penal pitado a los 45+2 convertidos por Pablo Lima y dijo que no hablaba porque decía cosas muy fuertes. No habló nada sobre la manera como Equidad no dejó de desarrollar el fútbol a su equipo. No le ganó Equidad, le ganó el árbitro.

Juan Cruz Real copió lo de Comesaña. Casi con las mismas palabras ausentó de la rueda de prensa, después de la derrota con el Medellín 2×0, y dejó solo a su capitán.

Dio la impresión, esa noche, que habló de otro partido. El árbitro Andrés Rojas nada tuvo que ver con su derrota. Y, ese día, Comesaña sí habló y no propiamente del árbitro. Claro, había ganado.

Tres días antes, Cruz Real había achacado la derrota ante Caldas a la altura, invocando las estadísticas del juego que mostraban al Junior con mayor posesión sin calcular que la tenencia, hoy día en el fútbol, ​​no es señal de victoria, pero sí lo puede ser de esterilidad, como en el caso del Junior en Manizales: mucha tenencia sin eficacia para una derrota dolorosa al final del juego.

No se si Cruz Real pensó que venir a Junior, con semejante nomina, era pan comido. Lo cierto es que la abundancia lo ha indigestado.

El domingo, después del juego, llegó, otra vez con los puntos arriba. Se le ve fastidiado por las preguntas y no las deja terminar, las corta. Si no quiere hablar que no vaya, pague la multa y san se acabe.

(Visited 13 times, 1 visits today)