Dead in el Nilo – Crítica de la película