el fútbol como inclusión y aceptación

La vida les pegó duro y el fútbol les unió. Los amputados uruguayos han encontrado un espacio común con el balón que les ha permitido aceptar y superar el trauma que han sufrido por la pérdida de alguna de sus extremidades. Algunos lo han logrado, otros siguen en esta lucha, pero con el apoyo que da ser parte de un equipo en el que todos han pasado por esta situación.

El fútbol de amputados comenzó en Uruguay en 2018 con su primer gran impulso ese año cuando un equipo fue invitado a participar en la Copa del Mundo en México.

La organización local se ha concretado con la Asociación Uruguaya de Fútbol de Amputados, con personería jurídica, y un campeonato que se creó el año pasado y cuenta con tres equipos: Plaza Colonia, Juventud de Las Piedras y Progreso de Montevideo.

Cristian Botín en el acto

El desarrollo continuó y en marzo se ganó el subcampeonato sudamericano en Colombia y la clasificación al Mundial de Turquía, la gran cita de la temporada, que comenzará el 30 de septiembre.

Cristian Butín, jugador de Plaza y capitán de la selección uruguaya, es uno de los más experimentados en este deporte, también un referente en la parte organizativa de la disciplina.

Su historia tiene puntos en común con la de otros compañeros. “Tuve un accidente de tránsito en moto, a los 19 años, que me generó una fractura expuesta. Luego me sometí a 40 operaciones. para tratar de reconstruir la rodilla rota, porque me golpeé con un pilar del puente y se rompió”, dijo. Árbitro de Colonia, su ciudad.

Todas estas intervenciones lo llevaron a padecer un virus hospitalario maligno, por lo que tomó la decisión de amputarle la pierna, lo que sucedió en 2012.

Celebración celestial en Colombia

Fue un shock. Pero el deporte lo ayudó a aceptar su situación y seguir adelante. Además del fútbol, ​​ha realizado caminatas, algunos triatlones (1 km de natación, 20 km de bicicleta y 5 km de carrera) e incursiona en el tenis, disciplina en la que busca aprender para su carrera personal y también para difundir la disciplina en Colonia. . .

Pero el fútbol tiene la particularidad de ser un equipo, lo que hace posible encontrar jugadores que han vivido situaciones similares. “La mayoría de las amputaciones son por cánceres y accidentes de tránsito, generalmente de motos”, dijo al repasar los casos que predominan entre los futbolistas amputados uruguayos.

“Hay todo tipo de historias. Personas que se recuperaron inmediatamente después de tener una amputación y la aceptaron rápido, otros tardaron años y otros continúan luchando con eso. En lo personal, y para mis compañeros, el deporte ha sido de gran ayuda en la aceptación y reinserción en la sociedad., para poder tener oportunidades en el deporte”, subrayó. “En mi caso el fútbol me permitió poder jugar un Mundial, una Sudamericana, promocionar una liga… Y poder hacer algo natural los fines de semana como quedar con amigos a jugar 5- De lado el fútbol, ​​algo que para nosotros hace unos años no era normal. “, contó.

Con todo por la pelota

“Asociarte con personas que están pasando por traumas similares te ayuda mucho a aceptar y trabajar el día a día porque lo entienden de primera mano y generas un grupo de apoyo. Que a lo mejor otras personas que no tienen una discapacidad, queriendo ayudar, no llegan al acercamiento adecuado”, dijo Butín, quien es empleado administrativo del municipio de Colonia, luego de dejar su puesto de trabajador rural, actividad que se le dificultó. para él debido a su condición después de ser amputado.

(Visited 6 times, 1 visits today)