El fútbol y su “legado” para los derechos humanos

La primera Copa Mundial de Fútbol varonil organizada por tres países (Estados Unidos, Canadá y México) tendrá lugar en 2026 y si no se toman las medidas correctas desde ahora este megaevento deportivo corre el riesgo de que se reproduzcan abusos a los derechos humanos tal y as ya lo hemos visto en la víspera del Mundial en Catar. Nadie trata solo de erradicar y prevenir el lamentable grito homofóbico o el inaceptable incumplimiento salarial que hay en la liga femenina, sino que también las medidas preventivas son fundamentales para el respeto de todos los derechos humanos antes, durante y después del evento.

A unos meses de Catar y a cuatro años de la Copa Mundial de 2026, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) ha hecho los preparativos para este megaevento en el continente americano 1. FIFA anuncia las reuniones del año pasado con grupos de interés locales con los que trataría”temas clave, como la gestión de los estadios, las infraestructuras y la sustentabilidad, así como cuestiones de índole comercial y jurídica y relativas al legado‘. 2

¿Por qué es importante prevenir y mitigar las violaciones y abusos contra los derechos humanos? Los megaeventos deportivos históricamente han tenido impactos negativos en los derechos humanos de comunidades, poblaciones que históricamente han sido vulneradas como la comunidad LGBTIQ+, mujeres, migrantes, las infancias, las personas trabajadoras, entre otras. Durante la preparación para el mundial de Catar se han documentado abusos a los derechos humanos de personas trabajadoras migrantes, los cuales se equiparan a formas de esclavitud moderna. 3 Tales casos como los de Catar, en los que se presentan abusos a derechos humanos no se encuentran lejanos a la realidad mexicana: a finales del año 2021 se anunció la remodelación de las instalaciones del Estadio Azteca y un mega proyecto comercial en la zona aledaña en el estadio. Sobre estos proyectos, algunas organizaciones de la sociedad civil y vecinas han documentado que tendrán un impacto en el derecho humano a una vivienda digna de personas vecinas de las colonias aledañas al estadio, toda vez que se elevarían los costos de vivienda y podrían presentar obstáculos para el acceso al agua de la comunidad. 4 Esta medida tampoco ha sido consultada con las y los vecinos de la zona.

En esta línea, la Federación Federal de Fútbol (FEMEXFUT) publicó los informes de derechos humanos que resultaron de un supuesto proceso multiactor en las distintas ciudades candidatas en México. 5 Sin embargo, cualquier objectivo o medida que involucre la protección y el respeto de los derechos humanos debería de conllevar procesos reales, participativos y transparentes con los grupos de interés locales como comunidades afectadas, sindicatos independientes y organizaciones de la sociedad civil expertas para poder identificar Impactos y establecimos medidas para evitarlos, mitigarlos y repararlos en su caso.

Como resultado de los escándalos de corrupción de 2015, 6 FIFA solicitó este mismo año a una serie de personas expertas la elaboración de un informe con recomendaciones basado en los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas para que dicha Entidad respete los derechos humanos en sus operaciones globales de acuerdo con los estándares internacionales, así como elaborar una evaluación de riesgos y los mecanismos que se implementarán para los riesgos a los derechos humanos. 8

Sobre esto podemos destacar tres problemáticas del proceso de licitación para el Mundial del 2026 y sus requisitos en materia de derechos humanos: ; ii) en el caso mexicano en el que ya fueron seleccionadas las ciudades sede de la Copa Mundial 2026, el proceso de licitación parecería una simulación toda vez que las ciudades no tienen que competir entre ellas y, iii) principalmente, resulta contradictorio al marco legal internacional de los derechos humanos el que FIFA y FEMEXFUT sean quienes establezcan las medidas para que el sector privado respete los derechos humanos, cuando dicha obligación realmente corresponda al Estado mexicano. 9

No obstante estos problemas y al igual que otras organizaciones de derechos humanos en Estados Unidos y Canada, 10 en México organizaciones de la sociedad civil como PODER han intentado dar seguimiento a la instauración por parte de FIFA, FEMEXFUT, la Secretaría de Relaciones Exteriores y Las ciudades anfitrionas al supuesto espacio multiactor que tienen como objetivo principal identificar y evaluar los posibles riesgos a los derechos humanos. Lamentablemente nunca obtuvimos una respuesta sustantiva por parte de las autoridades ni las entidades privadas para que personas expertas, comunidades, y sindicatos independientes, entre otras, pudieran involucrarse en dicho proceso, ser consultadas y proporcionar insumos y opiniones técnicas.

Si bien, los informes de seres humanos recientes difundidos por FEMEXFUT hacen referencia a un proceso multiactor con organizaciones de la sociedad civil, organizaciones de seres humanos, grupos de la comunidad LGBTIQ+ y el movimiento de mujeres, es claro que no señala convocatoria. para su participación ni quiénes específicamente participaron, lo cual resulta de suma importancia para la legitimación en cualquier proceso que involucre una consulta respecto a impactos de derechos humanos. Esto nos lleva de nuevo a otra serie de problemas aparte de los que ya señalamos.

Entonces, ¿por qué es vital involucrar a grupos de personas y comunidades con experiencia en la materia? Además de legitimar los procesos que involucran temas de derechos humanos, los espacios multiactores permiten integrar una perspectiva crítica constructiva para cuentos de instrumentos. Veamos algunos de los puntos respecto de las medidas para prevenir, mitigar y reparar los abusos a los derechos humanos establecidos en los informes publicados por la FEMEXFUT y por que desde PODER consideramos que representan medidas curitas 11 que no tienen en realidad el potencial para atender posibles impactos a los derechos humanos. El informe establece una serie de medidas para atender los riesgos a los impactos en materia de derechos humanos como el ‘promover‘la incorporación de mejores prácticas con personas proveedoras de bienes y servicios, y’trabajar‘con las autoridades locales para implementar campañas de sensibilización respecto de los impactos a los derechos humanos, entre otras. 12

Así que en realidad no estamos hablando de medidas concretas y obligatorias que den lugar al respeto de los derechos humanos y al medio ambiente, como establecer mecanismos de debida diligencia en materia de derechos humanos con incentivos en los que la FEMEXFUT, FIFA y sus aliadas incluyen cláusulas además de los contratos que obligan a las proveedoras de bienes y servicios conexos con el Mundo a cumplir con una serie de obligaciones en materia de derechos humanos, y en caso de no cumplir, rescindir dichos contratos con las sanciones correspondientes. Un primer paso también sería establecer dentro de las licitaciones privadas puntajes para la acreditación de tales obligaciones.

Si no se corrige el rumbo, el legado de esta Copa del Mundo en México será uno de simulación y abusos a los derechos humanos. Aún hay tiempo para actuar y poner en el centro a las poblaciones que históricamente han sido vulneradas. Es por esto que insistimos en que los procesos que involucran la evaluación de impactos a los derechos humanos se hacen junto y con aquellas comunidades, y grupos que han sido afectados en el pasado por operaciones empresariales. Para ello, también es vital que el Estado cumpla con sus obligaciones para garantizar el respeto a los derechos humanos a través de legislación y políticas públicas que lo hagan una realidad. A cuatro años del mundial algo sí es seguro: desde la sociedad civil organizada buscaremos que en México no se repliquen prácticas que prioricen los eventos deportivos y sus beneficios económicos sobre las personas y el medio ambiente. Los derechos humanos no son ejercicios de relaciones públicas.

* Paulina Madero Suárez (@paulinamaderos) es asociada de vinculación estratégica e incidencia en la organización de la sociedad civil de rendición de cuentas empresariales y derechos humanos Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER).

(Visited 12 times, 1 visits today)