“En el fútbol hay que tener gente en la que puedas confiar”

Alberto Lora (Móstoles, 35 años) se mide esta tarde frente a su pasado; juega (11:30 horas) con Marino de Luanco en Miramar contra su Sporting. Antes, visita NUEVA ESPAÑA. Toma una botella de agua.

-¿Ha rechazado mejores ofertas para seguir en el Sporting?

–Con el Sporting de Preciado; cuando me mudé al equipo y comencé. No hubo una oferta en firme, como “te ofrecemos eso”, pero es cierto que escuché de mis representantes y del club que había otros interesados: el Sporting quería que siguiera a toda costa. Manolo me dijo; Me dijo que contaba conmigo.

– ¿Clubes importantes?

-Sí. Sevilla o Valencia han sondeado al Sporting. Siempre dije que estaba muy feliz, estaba feliz y anteponía mi felicidad a la economía.

– ¿Fueron recompensados ​​los sacrificios?

Mi experiencia dice que sí. El futbolista gana mucho dinero, pero no todos son Messi o Cristiano Ronaldo. A veces se cree que los jugadores de fútbol ganan un millonario. Por supuesto, no hay mil euros y son cantidades elevadas, pero no todos ganamos quince millones al año. ¿Esto compensa? A mi si. Yo siempre aprovecho. Me gusta, me gusta. Cuando tienes 16, 17… ves a tus amigos ir a discotecas por vacilación, y tienes que quedarte en casa. En otros trabajos, hay otros sacrificios.

-¿Cómo un chico de 18 años logra administrar tanto dinero?

Depende de la educación que hayas recibido. Para un chico es muy difícil de asimilar cuando tiene 18 años y de repente tienes fama y dinero: ves que la gente se te acerca… Es fácil que te vuelvas loco. Tal vez te arrepientas de algunas cosas. Se necesita mucha madurez para que no se le vaya la cabeza.

– Lo dice ahora desde “afuera”.

– Desde fuera la papeleta cambia mucho. Hay mucha información falsa y muchos bulos. Me vienen cosas… Me vino, no sé, de los compañeros de Marino, que empiezan a hablar de muchos jugadores del Oviedo y del Sporting: ‘cobra tanto. O que cobramos tanto. Yo les dije: “ustedes están muy equivocados; crees que cobran por eso, pero tal vez no sea tanto”. También hay mucha desinformación.

-¿Echas de menos más entrenamientos entre los futbolistas?

-Aprecio mucho a algunos de mis compañeros: Cases, Juan Muñiz, Pablo Pérez, Sergio Álvarez. Era gente que jugaba en la élite y que entrenaba. La carrera futbolística es corta. Los envidio.

– ¿Era un mal estudiante?

-Era bastante perezosa. Quizás a esa edad yo era inmaduro para estudiar. Estaba un poco fuera de tema. Pero cuando se trata de fútbol profesional, animar a los niños a estudiar ya es difícil. Pero me parece básico entrenar un mínimo. A veces ves casos de chicos que no tienen ni idea de nada. Y los que quieran aprovecharlo, que lo sientan.

– Dani Ndi.

-Sí. O en el Marino… Un agente viene a ver a un chaval y le dice: ‘Te voy a llevar a tal equipo’. Y te engañan. Entonces no van a ninguna parte. Yo tenía un representante cuando vine a Gijón. Y otros vinieron a mí y me dijeron: “Yo te conseguiré eso”. Solo querían que fuera con ellos y tomara su comisión más tarde.

¿Hay mucha gente tóxica?

– Sí, puf, eso es todo… Hay que tener cuidado. Empiezas a firmar tu primer contrato profesional y siempre hay gente acercándose a ti con intereses o diciéndote que van a abrir un negocio. Ha habido muchos casos de estafas; de personas que han perdido mucho dinero. En el fútbol tienes que tener gente cercana en la que puedas confiar. o el primer representante que quiera hacer su negocio.

– ¿La gente se ha acercado a ti por interés?

-Sí. Consiguieron mi teléfono y leíste mensajes que parecían ser el negocio del siglo.

– ¿Representantes?

– O contratistas. Gente de la industria hotelera, que te decía: “Yo tengo esta idea, pero tú has puesto el dinero”. Entonces sale mal y pierdes dinero.

-Dicen que en el fútbol no se hacen muchos amigos.

– Y estoy completamente de acuerdo. Conoces a mucha gente, muchos compañeros de equipo, rivales, entrenadores, cuerpos técnicos… Hay que diferenciar entre compañero y amigo: puedes quedar con un excompañero y pasártelo de maravilla, pasarlo genial, reírte, pero luego si tienes un problema igual no esta aquí. A veces son raros en el fútbol.

-Mintiendo.

-Gente que te quiere con locura, luego doblas la esquina y… El fútbol es un mundo grande, pero a la vez muy pequeño; A mí me pasó después de descubrir gente que me decía ciertas cosas en la cara y luego… Luego me decían otras.

-El fútbol multiplica tabúes. ¿Cuándo se romperá eso de la homosexualidad?

-No es fácil. Es un trabajo en el que te expones: TV, ahora redes sociales… Aparece una persona que tiene una foto de perfil de, no sé, un sol… Me pongo en la piel de una persona homosexual; si ya tiene dolor, imagina cómo lidiar con eso en las redes sociales, en un campo con 50,000 personas que pueden reírse de él. El problema son los que defienden ese odio, ese “odio”, hacia una persona que no tiene nada de qué arrepentirse ni avergonzarse en absoluto: cada cual debe ser lo que quiera ser… No es que sea un tabú: se vive con ese miedo

– Está activo en Twitter. ¿Es una red positiva o negativa?

– Depende de cómo lo uses. Cuando salió, lo hice: lo tenía principalmente como información. Hace unos años, ser padre me quitó tiempo. Ahora tengo un poco más de tiempo, estoy buscando. Hay jugadores que la cagaron cuando eran niños y… Mira a Sergi Guardiola. Y luego están los perfiles anónimos: ganas y obtienes felicitaciones, todo es ‘lo bueno que eres’. Pierdes y… es sólo una crítica.

(Visited 5 times, 1 visits today)