Equipo de fútbol femenino | Los jugadores intensifican la guerra con la Federación.

El compromiso de las jugadoras de la selección femenina de fútbol con la Federación se ha convertido una guerra abierta tras el cruce de declaraciones entre jugadores y directivos.

En la madrugada de la tarde del viernes, la directora de fútbol de la RFEF, Ana Álvarez, confirmó que el entrenador, Jorge Vilda“es indiscutible”. “Confiamos en él y en su trabajo”, dijo. Para añadir después con cierto aire de desafío: “Les concederemos su deseo, no estarán en la lista de Vilda… Jorge hará una lista en la que estos 15 jugadores no estarán, como ellos mismos desean, por su buen argumento”. “. y razones respetadas España tiene talentos de muy alto nivel, con más, tanta o menos experiencia.

Putellas se unió

Después de las 6:30 p. m., los jugadores, incluidos Alexia Putellasemitió un severo comunicado en el que “se lamentaronque la RFEF “ha hecho público, de forma parcial e interesada”, una “comunicación privada con información que afecta su salud”.

En él señalaron que “bajo ninguna circunstancia” renunciaron a la selección como “indica el comunicado de la RFEF”. Como dijimos en nuestra comunicación privada, hemos mantenido, mantenemos y mantendremos un compromiso incuestionable con la selección. Y argumentan advirtiendo que “por eso pedimos no ser convocados hasta que se reviertan situaciones que afecten nuestro estado anímico y personal y, por tanto, a los resultados de la selección y que puedan derivar en lesiones no deseadas”, dicen en la nota. .

Luego advierten que quieren “una apuesta firme por un proyecto profesional en el que se cuiden todos los aspectos para obtener el mejor rendimiento” de un grupo que, según ellos, puede “conseguir más y mejores resultados”.

Aquí está la declaración completa:

“Los jugadores lamentan, en primer lugar, que la RFEF haya hecho pública, de forma parcial e interesada, una comunicación privada, con información que afecta a nuestra salud -que forma parte de nuestra vida privada-, remitida en respuesta a la solicitud de la propia Federación para saber quiénes de nosotros no queríamos ser convocados, comunicación a la que, por cierto, no hemos recibido respuesta formal.

En segundo lugar, no hemos renunciado en modo alguno a la selección española de fútbol como señala la RFEF en su comunicado oficial. Como decíamos en nuestra comunicación privada, hemos mantenido, mantenemos y mantendremos un compromiso incuestionable con la selección española.

Por eso pedimos en nuestro comunicado enviado a la RFEF no ser convocados ante situaciones que afecten a nuestro estado anímico y personal, a nuestro rendimiento y, en consecuencia, a los resultados de la Selección y que puedan derivar en lesiones no deseadas. Estos serían los motivos que nos llevan a tomar esta decisión.

Queremos una apuesta firme por un proyecto profesional en el que se cuiden todos los aspectos para obtener el mejor rendimiento de un grupo de jugadores con los que creemos que se pueden conseguir más y mejores objetivos. Deseamos lo mejor para la RFEF, para la selección femenina y para nosotras en particular, sin entrar en guerras públicas.

Nunca pedimos la destitución del entrenador como se ha comentado. Entendemos que nuestro trabajo no es en modo alguno elegir dicho puesto, sino expresar de manera constructiva y honesta lo que creemos que puede mejorar el desempeño del grupo.

¿Alguien puede pensar que a ocho meses de un Mundial, un grupo de JUGADORES TOP, eso es lo que nos consideramos, considerar esta decisión, como se ha oído públicamente, como un capricho o un chantaje?

Al pedir no ser convocada estamos penalizando nuestra carrera profesional, nuestra economía y por supuesto seguir construyendo algo importante en el fútbol femenino. Porque llegar a donde estamos ahora tomó años de esfuerzo de muchas personas. Y todavía quedan muchas cosas por mejorar como hemos demostrado recientemente.

Desde nuestra ambición como jugadores, luchadores y ganadores, solo queremos poder volver a alcanzar el máximo éxito profesional y personal. Por último, no toleraremos el tono infantilista con el que la RFEF concluye su nota de prensa.

Lamentamos que en el deporte femenino tengamos que llegar a este extremo, como lamentablemente ha sucedido en otras selecciones nacionales y otros deportes históricamente a nivel mundial, para poder avanzar en un proyecto profesional potente y ambicioso para las generaciones presentes y futuras”. .

(Visited 10 times, 1 visits today)