escolta en la Copa de la Liga

En una noche que se antojaba complicada, River terminó superando la adversidad y presentó una victoria importantísima de Rosario frente a Newell’s. Fue 2-0 con tantos de Juanfer Quintero y Robert Rojas en el segundo tiempo para seguir pritido en la tabla de posiciones de la Copa de la Liga Profesional.

Los primeros minutos del partido sirvieron termómetro para los dos equipos. Se midieron, se prestaron la pelota y si bien el Millonario estuvo más activo a la hora de presionar la salida de Newell’s, the cost bastante encontrar los espacios en el inicio y esa salida hacia adelante estuvo descoordinada. At los 19′ cuando el encuentro todavía seguía sin armarse, David Martínez tuvo que ensuciar la cancha: después de un chocque con Armando Méndez, sintió un fuerte dolor en la rodilla izquierda (no podía pisar) e ingresó Jonatan Maidana, pasando González Pirez a jugar de segundo central.

Newell’s le empezó a empiojar cada vez más el partido al Millonario y le impidió acercarse al área de Arboleda. El tapó casi todos los huecos apostó y al juego brusco. Álvarez tenía que bajar constantemente a pivotear para que le llegara la pelota, Pochettino nunca pudo encontrar su lugar en cancha (arrancó por izquierda y terminó por derecha) y Barco, en su intento por gambetear y encarar, fue cortado siempre con falta.

A los 32 minutos, el Más Grande tuvo su primera oportunidad clara, coincidiendo con la primera vez que encontró una cancha libre de frente. Esequiel Barco combinó con Enzo Fernández en velocidad, llegó hasta el fondo, tiró el centro, la Araña no le pudo dar y el rebote le quedó a Simón. El volante controló, the dio of media vuelta y reventó el palo derecho. In a mediocampo que fue zona de guerra (solo a Barco le hicieron cinco faltas), River encontró respiro por las bandas en el primer tiempo, aunque lejos estuvo de dominar el trámite.

El Millo salió con otra energía al segundo tiempo y ya con Juanfer en cancha (salió Pochettino), Enzo Fernández tuvo la más clara del partido. Centro atrás preciso de Elías Gómez y Enzo, casi como un penal en movimiento, abrió el pie para colocarla en el primer palo a contrapierna del arquero y la pelota dio en el poste. Con el correr de los minutos, River fue mejorando y ganando metros con y sin pelota pero sin llevarse puesto a Newell’s. Barco se metió mucho más en el juego, constantemente asociado a Elías Gómez (desbordó toda la noche) y Enzo Fernández estuvo igual de lúcido y activo que en el PT.

Y nuevamente, cuando el partido empezaba a caer en una meseta, la presión de Álvarez surtió efecto. Incansable Julián, como siempre, nunca dejó de ir a buscar y lo apuró a Arboleda. El arquero colombiano reventó como pudo y la pelota le quedó a Juanfer. El podría haber parado, pero como los cracks siempre tienen un as bajo la manga, el 10 le dio como vino a la pelota y abrió el pie con una categoría notable para marcar el 1-0.

Minutos después, Barco volvió a conducir con cancha de frente, encaró hacia el medio y lo vio a Robert Rojas pasando al ataque por derecha, aprovechando que Newell’s había quedado mal parado. Al igual que Juanfer, el Sicario le dio como vino pero esta vez con un poco menos de calidad. Poco importa… con ayuda de Arboleda, la pelota terminó entrando y se desató la locura en Rosario.

Gallardo optó por cuidar el resultado y mandó a la cancha a Zuculini, Romero y Palavecino, para darle un poco de aire fresco a la tenencia de pelota. Con el 2-0, Newell’s quedó liquidado y fue todo del Millonario a de ahí, que sin haber hecho un partido brillante, nunca dejó de buscar el resultado y la victoria termina siendo un premio a la perseverancia. Los dirigidos por el Muñeco fueron desgastando al rival y lo liquidaron en una ráfaga de fútbol. Barco se hizo cargo del equipo, Álvarez fue la bandera en la presión, Juanfer fue la claridad para buscar los espacios y Gómez fue la llave para sobreponerse por izquierda. Tres puntos de oro y así el Millo llegó a seis unidades en la Copa de la Liga.

(Visited 9 times, 1 visits today)