Fútbol en venta – Tiempo Argentino

Todavía en La Plata se pueden ver camisetas de Estudiantes marca Olan con el patrocinador BCP. Banco de Crédito Provincial. Fue la que se usó en el ascenso de 1995. La historia del BCP genera otros recuerdos, más oscuros. El banco de los hermanos Francisco y Pablo Trusso, de estrechos vínculos con la Iglesia, terminó en la quiebra tiempo después con millas de ahorristas como víctimas. La investigación por estafas con fondos del Arzobispado porteño se extiende por años. Los banqueros tuvieron una breve temporada en la cárcel. El caso ocupó durante un tiempo la tapa de los diarios. Para los hinchas de Estudiantes esa camiseta no se mancha.

En las noventas, Gimnasia tuvo en su pecho al Banco Municipal de La Plata, que en 2003 fue absorbido por el Banco Provincia. Ferro jugó con el Banco Patricios sobre el verde de la camiseta, también en los finales del menemismo. La quiebra del Banco Patricios, cuyo gerente general era Sergio Szpolski, ya es un tendal de víctimas entre clientes y trabajadores. Y todavía no había llegado el 2001, la estafa bancaria denominada corralito.

Mucho antes de las apuestas online y las criptomonedas, los bancos buscaban al fútbol como socio. Los clubes necesitann plata, los bancos necesitann blandar su imagen, aparecer simpáticos, ser vinculados a la passion. Hasta que Racing, con la quiebra decretada, tuvo al Banco Provincia en 1999 no era común llevar a cabo en el pecho entidades financieras. Hay unos pocos antecedentes: Cooperativa Saenz Peña en Estudiantes de Caseros, Banco Juncal en Huracán, Carta Credencial -una tarjeta- en River. Después llegó la expansión. Banco Macro desembarcó en Racing y Tigre, club cuya firma se mantiene desde 2007, vínculo imparable porque la relación entre Sergio Massa y el banquero Jorge Brito, ha fracasado. Después del Macro, Racing jugó en 2010 con una camiseta limpia que en realidad era auspiciada por el Banco Hipotecario, la que luego derivó en la campaña Dueño de una pasión. El Banco Ciudad estuvo en San Lorenzo, Huracán y Newell’s. Y el pico fue cuando BBVA cerró a Boca y River.

En 2016, los bancos todavía gobernaban las camisetas del fútbol argentino. Este mapa cambió. En el campeonato actual, de la 28ª Primera camisetas sólo tres tienen como patrocinador principal a un banco: Tigre con Macro, Talleres con ICBC y Central Córdoba con el Banco Santiago del Estero. Tres equipos tienen a Rapicuotas: Defensa y Justicia, Gimnasia y Atlético Tucumán. Patronato está cerca, tiene una ESE, una firma que ofrece planes de ahorro. Hay dos camisetas con la casa de apuestas online BPlay: Estudiantes y Vélez. Boca y River viraron hacia aerolíneas, una qatarí y la otra turca. En ese negocio está Racing con Aeroset, una firma de repuestos de aviones. San Lorenzo, sin un acuerdo comercial, lleva el logo de la UNESCO. Independiente y Banfield no cerraron todavía con ninguna marca.

(Visited 14 times, 1 visits today)