Fútbol femenino con requisitos profesionales y páginas de aficionados • Semanario Universidad

Las jugadoras deben presentarse a los entrenamientos y partidos, aunque reciben pagos simbólicos y por debajo de lo ganado por sus pares masculinos.

Rubros como alimentación, viaticos, hospedaje y casas club varían según cada club.

De acuerdo con la lista de salarios mínimos del Código de Trabajo actualizado para este 2022, la ocupación de futbolista de premierra división calza en la categoría de Trabajador en Ocupación Specializada, por lo cual quien la desempeñe debe recibir como mínimo un total de ₡14.205, 13 días.

Si este número se multiplica por 30 por mes a un salario mensual, cada persona que juegue o ingrese a un club militante en esta categoría deberia ganar por lo menos ₡426,153.9 cada mes, sin distinción de sexo. Sin embargo, en el fútbol femenino eso rara vez se cumple y, en donde pagan, las remuneraciones económicas siguen siendo simbólicas y los equipos tienen posibilidad de ofrecer compensaciones en especie, como becas de estudio, viáticos y hospedaje.

Lo anterior se debe a que el artículo 25 del reglamento de la Unión Femenina de Fútbol (Uniffut) indica que “las jugadoras (…) solo podrán recibir de su equipo, y en proporción adecuada, el reembolso de gastos realmente incurridos en alojamiento, comidas , transportes, vestuario, uniformes, becas de estudio y otras páginas que se originen por jugar al fútbol».

Eso exonerará a los equipos de algunos requisitos que los clubes masculinos de la máxima categoría, e inclusive de la segunda, sí tienen, como los permisos de trabajo para las jugadoras extranjeras o adquieren licencias profesionales del Comité de Licencias de la Federación Costarricense de Fútbol .

Sin embargo, el artículo 4 del reglamento estipula que los clubes siempre deben cumplir con otro tipo de exigencias como los internacionales para las extranjeras o para nacionales recien reincorporados del extranjero, personería jurídica al día o inscripción de cada Comité Cantonal de Deportes ante la municipalidad respectivamente . Además, tienen prohibido usar canchas similares abiertas en mal estado y ahora los partidos se celebran en estadios con condiciones a los que utilizan equipos de las dos primeras divisiones masculinas.

Únicamente los clubes recién ascendidos cuentan con un período de gracia de dos meses desde su inscripción para ponerse al día, antes de que emppiecen a no programar los partidos y a la expulsión de esta división a partir del segundo partido en una misma temporada. Asimismo, el 8 reza que los Planteles deberán estar sin deudas con la CCSS y el Fondo de Desarrollo de Asignaciones Familiares (Fodesaf).

Fútbol femenino, ¿aficionado?

Para el gestor deportivo Juan Rojas, muchos de los rubros incluidos en este reglamento de competición, incluido este último, son contradictorios, pues en su criterio el hecho de que los futbolistas deban entrenar y jugar para sus equipos horarios en establecidos, y perdnecer a organizaciones deportivos con Junta Directiva, ya da indicios de una relación laboral que trae abajo el amateurismo profesado tanto por FIFA como por Uniffut.

“Tengo una duda respecto al tabú que tiene la dirección de fútbol femenino de Primera División de no hablar de salarios ni de contratos, la regla es el no pago de salarios a las jugadoras y son ellas las que están pagans a un régimen de entrenamientos, bajo las órdenes de un entrenador que les supervisa el cumplimiento de sus obligaciones, son reconocidos e registrados oficialmente ante la Uniffut como miembros de una organización (…). O sea, no es un deporte amateur, creo que ahí existe una relación laboral, según mi poco saber en legislación laboral. Hay un pago de viáticos cuando hay que jugar o entrenar, casas club que facilitan la dirección donde viven varias jugadoras y se puede tal vez contemplar como un salario en especie. Por cierto, sería bueno que las autoridades investiguen en qué condiciones viven esos jóvenes”.

A raíz del caso reciente de una futbolista extranjera que deberá operarse por un tumor en un ovario, nos sin antes hacer una campaña de donaciones junto con su familia y compañeras para poder financiar el tratamiento médico, Rojas evidenció su preocupación sobre los riesgos que deben afrontar las mujeres nacionales y extranjeras que quieren dedicarse a jugar fútbol en la máxima categoría del país. “¿Todas las futbolistas de primera división de nuestro país son aseguradas por la CCSS por los riesgos de enfermedad, vejez, invalidez, maternidad; ¿Dónde tendrán asegurada la asistencia médica general, especializada y quirúrgica? ¿Tienen estos futbolistas de primera división las respectivas cuotas para su futura pensión mientras juegan fútbol? ¿Las diferentes organizaciones deportivas pagan las pólizas de cada una de sus futbolistas con el INS, que cubren los tratamientos de lesión temporal o permanente?» Preguntó, antes de hacer un llamado a las autoridades deportivas y nacionales para investigar si efectivamente están resguardando los derechos laborales, económicos y salariales básicos de las jugadoras.

Vivencias de primera mano

(Visited 15 times, 1 visits today)