Historias dentro de una historia, así es la película inglesa ‘La isla de Bergman’

Con una narrativa lenta y un corto viaje hasta la mítica isla Fårö —donde estuvieron y trabajó el director Ingmar Bergman—, así empieza la película ‘La isla de Bergman’, de la directora francesa Mia Hansen-Love, con la cual participó en el Festival Internacional de Cannes 2021. Ponderamos un título que nos incita a pensar en un largometraje que homenajeará a Bergman, lo cierto es que las referencias al director sueco son más útiles, unos pocos guiños a la curiosidades de Bergman y sus películas, además de la recreación del pequeño Safari que tiene lugar en la isla tiene las curiosidades de que viajando hasta allá, para conocer más sobre el creador de ‘Persona’.

‘La isla de Bergman’ se escapa de la sombra de Ingmar e intentó esculpir, sin problemas, la estética narrativa y visual de la directora francesa, que utiliza a Fårö simplemente como el telón de fondo de dos historias de amor, y las curiosidades de Las historias amorosas de Bergman como perfecta comparación con los romances de sus personajes.

En un principio Mia presentamos a Chris (Vicky Krieps) y Tony (Tim Roth), una pareja de directores de fotografía que decidieron hacer prácticas en la isla con el fin de inspirarse para sus nuevos proyectos cinematográficos.

If acaso esta historia les parece conocida, es porque la ficción se asemeja un poco a la realidad de la directora, quien también se encuentra casada con un cineasta, Olivier Assayas, a quien conocía cuando tenía 18 años y es quien —ella ya lo había dicho con anterioridad—, había inspirado esta película.

Pero las semijanzas entre el matrimonio de Mia, y el de Chris y Tony, son solo superficiales, dado que la relación entre los protagonistas de la película es brumosa. Además de que nunca nos señalan que están casados, aunque sí nos dicen que tienen una hija, uno podría llegar a inferir muchas posibilidades no muy amables (una relación abierta o un divorcio muy cercano), dado que, aunque duermen juntos, Chris en un momento del filme se refiere a Tony como su ‘amigo’, donde ya en el aire la duda de sus lazos.

Adicional a Chris y Tony, a mitad de la película aparece la historia de la directora Amy (Mia Wasikowska) y el fotógrafo Joseph (Anders Danielsen Lie), unos jóvenes que reencuentran en la isla de Fårö para revivir los sentimientos de su pasado, an relación imposible entre estas personas que en un primer momento reunirán a personas muy jóvenes y en esta segunda oportunidad por mucho tiempo, cuando ambos ya tenían familias o relaciones estables que no cambiarían por ese romance fugaz.
Es así como ‘La isla de Bergman’ terminó albergando tres historias entrelazadas: la historia de Mia narrada a través del vídeo ficticio de Chris y la historia de Chris narrada a través de su personaje inventado Amy.

No obstante, a diferencia de que entre Mia y Chris, la historia entre Amy y Joseph se convierte en una catarsis para la vida amorosa del protagonista de la película, que parece monótona y en picada y que, por medio de Amy tiene un respiro a través de un amorío casual… ¿o es algo más que ficción? La pregunta queda plantada al final de la película, que terminó cruzando de una forma inesperada la historia de Mia y Chris con su personaje imaginario Amy.

Cartel de Las Isla de Bergman

‘Las Isla de Bergman’, de Mía Hansen-Love. Selección oficial de TIFF y Cannes 2021. Protagonizada por Tim Roth (Reservoir Dogs; Pulp Fiction) y Vicky Krieps (Phantom Thread; Old). Se estrenó el 3 de febrero en Cine Colombia.

Foto: Especial para Gaceta

Historia lenta, personajes firmes

Pesa que no se trata de un mal guion, realmente la historia es muy lenta y solo comienza a tener movimiento desde la mitad de la película, que es el instante en el que aparece la segunda línea narrativa.

En un principio nuestros personajes no parecen tener motivo de ser en la película, más allá de existir. Sus acciones son muy naturales, como las de cualquier persona que haya ido de viaje de trabajo a una isla. Our muestra su cotidianidad viviendo en pareja, su trabajo escribiendo y conociendo la misteriosa isla de Fårö.

Pero, más allá de la línea narrativa alternativa, hay algo extra que descoloca las cartas puestas lentamente por la directora. Habla de Hampus, un extraño personaje, que se mueve libremente entre la historia principal y la secundaria, y que aparece en la vida de los protagonistas (Chris y Amy) cuando se sientan tristes o están desubicadas.

(Visited 17 times, 1 visits today)