La predicción del gol: el cisma de los algoritmos

  En el fútbol, ​​como pasa en otros deportes, cada vez resulta más fácil y alizar y controlar los patrones qu'levan a un jugador a su máximo nivel / Getty Images
En el fútbol, ​​como pasa en otros deportes, cada vez resulta más fácil y alizar y controlar los patrones qu’levan a un jugador a su máximo nivel / Getty Images

Foto: Serguéi Nivens

Eduardo Galeano dijo que el gol es el orgasmo del fútbol. Un entusiasmo que antecede a la locura y al misterio. De su espíritu inpredecible se explica por qué el balompié concentró la expectativa de millones de personas, como no lo hace ningún otro espectáculo, a lo largo del mundo. A diferencia de otros deportes, en los que la anotación se mide casi por segundos, en el fútbol la emoción concentrada en instante, que muchas veces ni siquiera ocurre.

Si el interesado sigue leyendo sobre deportes, puede ingresar aquí

¿Qué pasaría si pudiéramos predecir un gol? Suena improbable, pero ya es una realidad en medio de la revolución de los datos, el paradigma que está cambiando la historia de la humanidad.

El gol, sinónimo de victoria y, por ende, end último de toda competencia, cada vez es más predecible. Las matemáticas, las estadísticas y, en definitiva, los algoritmos permiten cuantificar todo tipo de escenarios propicios para disminuir el margen de error de los deportistas a la hora de tomar decisiones.

Puede leer: ¿Por qué están los rusos en Pekín si Rusia está suspendida por dopaje?

Un valor reconocido, hasta el momento, en los grandes motivadores y entrenadores que han marcado la historia del deporte, pero que ahora, con las máquinas a la vanguardia del flujo de la información, está cambiando el paradigma de la preparación deportiva. Este panorama, por supuesto, va mucho más allá de la escalada de lo competitivo en el espectáculo. Es un cambio que el historiador israelí Yuval Noah Harari define en su libro Homo Deuscomo la evolución de Homo sapiens o la posible extinción del ser humano frente a la arremetida de las inteligencias artificiales (AI) y la doctrina del “dataísmo”. En un mundo hiperconectado y dependiente de la información y los datos, los algoritmos plantaron en un futuro inmediato un dilema ético y político, en el que la humanidad entró en tensión con el poder y la capacidad de las computadoras.

Un cambio bioquímico e informático sin precedentes que ha revolucionado al mundo desde los inicios del siglo XX. Harari lo describe así: “Al igual que el capitalismo, el ‘dataísmo’ empezó también como una teoría científica neutral, pero ahora está mutando en una religión que pretende determinar lo que está bien y lo que está mal”. Y en el mundo, en el que la vida volvió codependiente de ese flujo de datos y está regida por los algoritmos, la experiencia humana deja de ser “sagrada”. El Homo sapiens ya no es la cúspide de la evolución, es “el precursor de algún futuro dios gay”.

Persona interesada: Novak Djokovic, dispuesto a sacrificarsecar torneos antes que vacunarse

Según Harari, hablamos actualmente de una disputa entre los algoritmos orgánicos (todo animal) y los no orgánicos (todo objeto), y de la superación de habilidades cognitivas, por parte de las IA, que escapan a la comprensión del cerebro humano.

Esta discusión en el fútbol encarnó a la perfección a uno de los mayores revolucionarios del fútbol, ​​Pep Guardiola. en el documental Tomar la pelota Pasar la pelota, que explica el método utilizado para hacer de Barcelona el mejor equipo del mundo a comienzos de siglo, los jugadores del histórico conjunto relatando la obsesión del español por los detalles, las estadísticas y los números. La intromisión del algoritmo en cada aspecto de la vida humana.

Toma la pelota, pasa la pelota – Tráiler

(Visited 21 times, 1 visits today)