Las curiosidades de la película ‘Azor’ explicadas por el director

  • Al principio del rodaje the robaron parte del equipo that utilizaban

  • Ni el protagonista ni la actriz que hace de su mujer sabia nada de castellano

  • Durante la escena de la barcaza fueron atacados por unos mosquitos voraces

El cine argentino sigue gozando de buena salud y una prueba de ello es el estreno en nuestro país de sus películas más recientes. Una de ellas es azor, un drama que hurga en los entresijos de la alta sociedad pendiente de la dictadura. El films supone el primer largometraje del prestigioso documentalista Andreas Fontana (Pedro M, 1981) y cuenta con un reparto internacional encabezado por el belga Fabricio Rongione (Dos días, una noche)la francesa Estefanía Cleau (El cuarto azul) Hay toda una lista de actores argentinos estupendos entre los ques encuentra a Pablo Torre Nilsson, hijo del famoso director de cine.

el protagonista es un banquero privado suizo que se desplaza hasta la República Argentina para sustituir a un compañero que ha desaparecido en circunstancias misteriosas. Allí entrará en contacto con toda una serie de personajes como ejecutivos, militares o eclesiásticos con los que pretendan cerrar negocios, pero también descubrir el carácter oculto del sistema. Una cinta que pretende destapar los secretos de esta etapa histórica de amargo recuerdo. Su director nos explicó las curiosidades del rodaje.

-Atrapa tiene un ladrón. “Durante la segunda semana tuvimos que rodar el final de la película. Era en un lugar abandonado, un poco bizarro y muy auténtico. Se encontró entre una escuela de policía y una villa de un señor. El primer día filmamos y todo fue bien. Al final del rodaje dejamos todo el material en los camiones y, al día siguiente, nos encontramos que los habían abierto y se llevaron las nits, la cámara, los discos duros… Todo el material era muy importante, pero sobre todo laslentes que eran muy antiguas, de los años 60 porque queríamos trabajar a la antigua. Porque la seguridad estaba compinchada con alguien de la policía o de la villa porque los dos son igual de peligrosos. Fue una catástrofe, pero los argentinos estamos muy acostumbrados a improvisar soluciones y pudimos conseguir casi las mismas lentes para rodar la escena”.

– Ni palabra de castellano. “La pareja protagonista no hablaba nada de castellano. Fabrizio actúa en español pero no lo habla. Habla perfectamente italiano y el argentino es cercano al italiano, entonces podía intuir, podía oír ciertas cosas. Tuvo que tomar clases, pero fue muy interesante porque, si bien al principio era un gran problemadespues era capaz de hablar y de actuar en un idioma extranjero. Esta situación me ayudó a mostrar un personaje que está desequilibrado por las circunstancias, porque tenía que reemplazó a alguien y no conocía a clientes conocidos en un lugar peligroso. Que no hablara el castellano fue muy útil porque me servía para que él se sintiera incómodo y tenso. Al final, fue un mal para bien”.

– Cigarrillos Azor. “Antes de que sepamos su significado, la palabra Azor apareció en un paquete de tabaco. Es un guiño de la directora de arte y de sus asistentes. En realidad el número es Azur, que en inglés significa azul. En la película hay muchos detalles pequeños, chistes que nadie ve o nadie oye fuera del equipo, pero que nos divierten”.

-Un hotel cerrado. “El hotel que aparece es el Plaza, que está en la plaza San Martín y fue uno de los primeros hoteles de lujo de Buenos Aires. Era un hotel con clara dimensión europea, que buscaba atraer clientes que vinieran de París. Durante el siglo XX, estuvo a la cabeza de los hoteles argentinos hasta que, en 2017, lo compró la cadena Marriott y lo cerró. Yo lo había visitado antes de que lo cerraran y me pareció muy interesante, porque se había quedado anclado en el tiempo, en los 80 o 90. Y dio la casualidad de que cerró un par de meses antes de hacer la peli. Decidimos filmar ahí, ya que era mucho más fácil porque rodar en un hotel en funcionamiento implica parar su actividad domestica”.

-El sublenguaje. “Las dos conversaciones paralelas en casa de Guido fue la primera escena que escribí. En ella intentaba explica qué es el lenguaje mundano, qué esconde y de qué forma. Me pasa lo mismo cuando voy a un festival. Tengo hipersensibilidad al ruido y como me encuentro con mucha gente que habla, al final no escucho nada, no entiendo lo que hay que listening. Empiezo a mirar y veo que lo que se dice no es lo mas importantelo más importante es quién conoce a quién, quién mira a quién, quién habla de quién y de qué forma. Este sublenguaje es el que me interesaba y esa era la única forma de expresarlo”.

(Visited 31 times, 1 visits today)