Madres paralelas: la última película de Almodóvar se estrena en Netflix el 18 de febrero | Cruza maternidades con memoria histórica

madres paralelasde Pedro Almodóvarbrevemente estrenó en los argentinos cines para anticipación su desembarco en netflix. Desde 18 de febreropodremos mirarla en la plataforma de transmisión. La historia protagonizada por Penélope Cruz -nominada al Oscar por este papel- reúne a dos madres primerizas que comparten la habitación del sanatorio y terminan con sus bebés intercambiados. A esto se entrelaza una segunda trama que volvimos a la guerra civil Española. La película fue tachada de incoherente y fragmentaria por algunos sectores de la crítica argentina e internacional. Desde una optica cuerosin embargo, brilló como uno de los mejores de Almodóvar.

Almodóvar y el melodrama

“Una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí mismo”, dice el agrado en Todo sobrio mi madre y las locas aplaudimos. No importa cuántos años hayan pasado de ese pegar que le valio el Oscar a Almodóvar, el aplauso sigue generándose porque todas encontramos en esta frase una verdad en la que podemos creer. Se trata de dar por cierta la posibilidad de convertir a nuestro pueblo en otros, pero precisamente en la heroína de las pelis que hacemos nuestros cuando nuestros sentimientos están incómodas en este universo heterosexista. Casi una cuestión de fe, te cuento.

Lo cierto es que Almodóvar saca una película y lo miramos. Suponemos de antemano que habrá algo que hable de nosotras. Un personaje, un diálogo, una canción, una sola toma: algo. Y lo que sea, seguro, va a ponernos en una órbita menos cercana a la del hollywood gay que a la de los melodramas que alimentan nuestras infancias secretas. Una orbita, digamos, mas autentica.

madres paralelas nos devuelve a esa orbita de un mazazo. El logro no tiene que ver con la tensión sexual entre janis y ana, los protagonistas de la cinta. De nuevo, tiene que ver con la posibilidad de construir una identidad, ese vértigo. No es casual que el drama esté enraizado, otra vez, en maternidad. Para Almodóvar -¿para todas nosotras?- la genealogía familiar es importante como disfunción. Eso es con lo que se rompe. Y nadie puede, por definición, romper con lo que desconoce.

Los crímenes del franquismo

La película comienza con una búsqueda. janisel personaje de Penélope Cruzes la bisnieta de un maestro republicano asesinado durante la Guerra Civil (1936-1939). Sobre este episodio aciago, Janis apenas conoce el eco del relato familiar: a su bisabuelo se lo llevó una tarde y lo hizó cavar su propia tumba. Nadie sabe bien dónde la cueva, pero ella tiene una pista y está determinada a dar con los restaurantes perdidos para llenar el vacío en su genealogía. “En España hay todavía cien mil desaparecidos”, nuestro recuerda. Toda la filmografía de Almodóvar puede ser vista como un recuerdo similar. ¿Hay alguna peli suya alejada del oficio de oculta pasado que siempre termina desvelado? Cuando desata el drama de las bebés intercambiadas, ya somos plenamente conscientes de que estamos en un universo agrietado: de un lado, la alfombra kitsch rojo y verde sobre el que pueden materializarse nuestras fantasías; del otro, un país que olvida sus años más terribles.

(Visited 29 times, 1 visits today)