Muerte al verano – Crítica de la película mexicana