Natalia López: “La película habla sobre el miedo de la gente, que sólo quiere salvar el pellejo”

Natalia López Gallardo, directora nacida en Bolivia y de nacionalidad mexicana, ganó el miércoles pasado uno de los premios más importantes en la Berlinale 2022, el Oso de Plata, con su nueva película “Manto de gemas”. El filme, escrito, dirigido y coproducido por la misma López Gallardo, trata el tema de las desapariciones y la violencia del narco desde la experiencia de tres mujeres: María, Isabel y Roberta.

Isabel, interpretada por Nailea Norvind, estaba en proceso de divorcio y se instaló en una zona rural en la que descubrió que estaba ayudando, María, interpretada por Antonia Olivares, busca a su hermana desaparecida. “Ya va a ser un año que la buscamos”, dice esta última.

Isabel comienza la ofrece toda su ayuda para encontrarla, y en el difícil proceso se cruzan con la comandante de la policía en la zona, Roberta (interpretada por Aída Roa), cuyo hijo se ha ligado con el crimen organizado. El hijo, Adán, es interpretado por Juan Daniel García Treviño, conocido en México como protagonista de la película de 2019 “Ya no estoy aquí”.

Isabel no solo se encontrará con los crímenes del narco en su búsqueda, sino con la interminable burocracia del Estado para exigir justicia.

De acuerdo con cifras del Registro Nacional de Personas Desaparecidas, en México han desaparecido al menos 94,000 personas desde 1964.

“Más que de la violencia o el narcotráfico, la película habla sobre el miedo que puede generarse en una sociedad donde no hay un proyecto en común, donde la gente está a la derivada, donde solo se quiere salvar el pellejo y nadie piensa en el bien común”, dijo López Gallardo.

La película toma el número de una expresión que el director de fotografía escuchó, no recuerda muy bien en dónde, pero que propone la idea de que la realidad es un manto de gemas en el que se ha reflejado a todas las demás. “Me pareció un buen símil de la película”.

El filme fue filmado en Morelos, localidad en la que radica desde hace 13 años y donde nacieron sus dos hijos. “Es un lugar que conozco bien y que amo y pensó el guion à partir de ese lugar y de ver a lo largo de esos años la descomposición social que ha sucedido alrededor”.

Para contar esta historia seleccionó a la reconocida actriz Nailea Norvind junto a Antonia Olivares y Aida Roa a quienes llegaron tras un largo proceso de casting. “Aprendí de Carlos (Reygadas), mi marido, a dedicarle mucho tiempo a la búsqueda de las personas que iban a encarnar a los personajes de la película. Fue un elenco de un año, más o menos, me costó mucho, pero en el momento en el que vi a estas tres mujeres y hablé con ellas y empecé a convivir con ellas me cuenta que ahí estaban”, comentó.

En la cinta, dice, no hay un punto de vista muy marcado. “Es una película muy coral en la que estas tres mujeres construyen una cuarta; his todas partes de la misma mujer, pero en diferentes facetas. Y, si tuviéramos que ponerle un nom a esa cuarta, seríamos todos”.

El proceso demoró cuatro años y a este López Gallardo llama una revelación en la que la propia historia va tomando su forma. “La película siempre trató, y creo que eso está ahí todavía, del miedo de vivir en una sociedad en donde no hay un proyecto en común, un lugar donde la gente de alguna manera está salvando el pellejo y no hay esta sensación de esperanza en el futuro y de empatía que parecen valores adormecidos”.

Después de esta primera experiencia como directora, en Natalia se quedaron muchas ganas de volver a filmar. Aún no hay un proyecto claro, solo las ganas de rodar en época de lluvia en Veracruz. Algo muy humedo, muy verde.

(Visited 8 times, 1 visits today)