“No mires hacia arriba”, una película que alerta sobre los riegos de las redes sociales |

La sátira desde tiempos antiguos ha sido una forma de expresión inteligente de censurar o ridiculizar a alguien o algo, es una manera de humor con sentido profundo sobre temas serios, expresar la sátira no es sencilla porque se corre el riesgo de rozar lo vulgar y perder así el sentido de lo que se quiere expresar, sin embargo la última película del director Adam McKay “no mires hacia arriba” Logra de forma atrevida, inteligente, valiente, con una sátira sutil que en algunos casos se extralimita pero que en línea general mantiene en equilibrio el abordaje de temas sensibles y conflictivos contemporáneos.

Esta película rompe con el sketch tradicional y con la astucia tragicómica de nuestra planta del fin del mundo, ante esta realidad fatídica el Ser Humano absorto en un mundo frívolo y material sobrepone sus intereses particulares para olvidar o no darle importancia a algo serio como la supervivencia, en este Esquema de intereses políticos y económicos relacionados con los medios de comunicación, especialmente las grandes corporaciones de televisión y las redes sociales que juegan un papel protagónico en el comportamiento humano, contrariamente para advertir a las personas del capital político/económico que los genera.

No mires hacia arriba is also a grito de alerta sobre los riesgos de la humanidad frente al peligro de las redes de comunicacion y los gobernantes autoritarios que solo piensan en su propio beneficio sin importar las vidas humanas que están en juego, la dignidad humana queda pisoteada por los intereses mezquinos de unos pocos que al final terminan arrasados ​​​​por la realidad de sus decisiones egoístas, no mires hacia arriba es también un llamado de atención para que desviemos la mirada a un lugar Distinto al de nuestras pantallas móviles que desconectan la verdadera realidad sobre una imaginaria, es una invitación a pensar con inteligencia dialéctica y crítica, rechazando la verdad impuesta por una que debemos atrevernos a buscar, el filoso Chul Han planteó que las enfermedades del siglo 21 son y serán patológicas, derivadas principalmente del mundo imaginario digital que sesga la mente y lo transformó en producto, al respecto nos dice lo siguiente: “Los medios sociales no fomentan forzosamente la cultura de la discusión. A menudo los manejan las pasiones. Los shitstorms o los “digital inchamientos” constituyen una avalancha descontrolada de passiones que no configura ninguna esfera pública.”

(Visited 8 times, 1 visits today)