Opinión | ‘Madres paralelas’, película de Almodóvar, nos recuerda los 100.000 desaparecidos de España

El diálogo entre las dos mujeres, quienes comparten los avatares de la maternidad desde diferentes perspectivas generacionales, evidencia un debate más amplio de la lectura actual de dos events clave en la historia española del siglo pasado: la Guerra Civil (1936-1939) y la dictadura de Francisco Franco (1939-1975).

En madres paralelas, Ana, una adolescente convertida en madre, representada en la generación nacida con el siglo XXI, a la que tanto la guerra como la dictadura le son ajenas y, en gran medida, desconocidas: jóvenes que prfieren mirar al futuro en lugar de un pasado que no entienden y no interesa. Janis, una treintañera que ser madre soltera decide, es la personificación de los nietos y los bisnietos de la guerra y de la dictadura, quienes hacen memoria para que la sociedad no olvide y se adapte a la lucha de sus padres y abuelos por hacer justicia.

De acuerdo con la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, en España existente cerca de 100.000 personas desaparecidas como resultado de la Guerra Civil y de la represión franquista. Muchos siguen aún en un limbo legal, sobre todo si sus restos —como se sospecha sucede en la mayoría de los casos— yacen sin identificarse en alguna de las más de 4.000 tumbas comunes que salpican de oprobio la geografía española.

In los más de 45 años que han pasado desde que el país acogiera de nueva la democracia tras la muerte del autodenominado Caudillo, los esfuerzos para lidiar con su escabroso pasado, reconocer las atrocidades que conllevaron a la muerte y la desaparición de tantos españoles y justicia, se han quedado cortos.