Predator: La Presa (2022) crítica: Una brutal precuela de ‘Predator’ en Disney+ protagonizada por la mejor heroína de acción del cine reciente de Hollywood

Han pasado 35 años desde el estreno de ‘Depredador’, una de las películas más míticas de los años 80 que combinaba acción y ciencia ficción de forma excelente. Su éxito la llevó a convertirse en franquicia, pero lo cierto es que ninguna de sus últimas entregas se acercó al nivel que presenta la película dirigida por Juan McTiernan con un Arnold Schwarzenegger en plenitud física.


Siendo tan reciente el intento anterior -el estimable ‘Predator’ firmado por shane negro– que no logró el éxito esperado en taquilla, sorprendió que 20th Century Studios lanzara una nueva película de la saga tan rápido. Por supuesto, es hora esta vez de retroceder en el tiempo, ya que “Depredador: la presa” está ambientado en 1719 para enfrentar a un joven guerrero de la nación comanche contra una de estas criaturas sádicas.

Desafortunadamente, ‘Predator: The Prey’ finalmente se estrenará en streaming y no en los cines. Incluso los múltiples elogios que recibió en la última Comic-Con no sirvieron para provocar un cambio de planes, lo cual tiene sentido considerando las razones que dio. Dan Trachtenberg, director de la película, sobre su estreno directo en las plataformas -en Hulu en Estados Unidos y vía Disney+ en España-. Sin embargo, lo que más nos debe importar es que estemos ante un espectáculo salvaje, primitivo y visceral que sabe integrar a la perfección el hecho de que su protagonista es un joven guerrero muy habilidoso pero constantemente subestimado.

Una base muy sólida

Una cosa que debe quedar clara es que el guión de patrick aison se lo toma un poco en silencio cuando se trata de cuando el Predator pasa a primer plano. La película tiene una sección de apertura más centrada en la presentación de Naru, la joven comanche interpretada de manera muy convincente por Ámbar medio truenoy cuál es su papel dentro del pueblo comanche al que pertenecen.


Esta base es fundamental para dar identidad propia a ‘Depredador: La Presa’, ya que el salto en el tiempo también se asocia con menos tecnología por parte de la criatura, lo que rápidamente es advertido por las víctimas que deja a su paso. Aquí es donde se introduce un factor desestabilizador que provoca la extrañeza del protagonista, que es el único que parece darse cuenta de que algo raro está pasando.

Las 29 mejores sagas de cine de la historia

Todo esto al principio me hizo pensar que la película era un poco difícil de empezar, pero me quedó claro que aún se trata de cimientos vitales para que lo que viene después no termine siendo eso otro más en la saga. Este trabajo de ajuste es fundamental sumergirnos en la que bien podría ser la primera visita de uno de estos seres a nuestro planeta. Por ello, en un primer momento, se centra en identificar posibles amenazas para marcarlas como su presa.

(Visited 22 times, 1 visits today)