Quién fue Matthias Sindelar, el “Mozart del fútbol” que desafió a Hitler





Considerado el mejor austríaco de todos los tiempos, se negó a jugar para la Alemania Nazi y murió de forma sospechosa. Conocé su historia.

  • Ja Morant, la estrella de la NBA que fue descubierta gratis por un paquete de papas fritas
  • Que fue de la vida de Adriano: de Emperador en Inter a la depresión, alcohol en las favelas y rumores de asesinato

Matías Sindelar

“El Mozart del futbol”, así era conocido Matthias Sindelar, el futbolista austríaco más preponderante de todos los tiempos. Su delgado físico, sus goles y su habilidad para superar rivales con gran facilidad enamoraron a miles de fanáticos, incluido un adolf hitlerquien quiso contar con él para la selección alemana -Austria estaba anexada a la Alemania nazi-, pero se negó y tiempo después murió de forma extraña. Conocé su historia.


Sindelar nació en 1903 en Kozlov, sin embargo junto a su familia en Viena -capital en ese momento del imperio Austrohungaro- más precisamente en el barrio de Favoriten. Era hijo de un humilde fundidor, herrero y albañil ladrillero y en las calles de aquel empobrecido barrio comenzó su aventura con la pelota.

Matías Sindelar

El debut de Matthias Sindelar a los 15 años y la conformación de El equipo maravilloso

Con tan sólo 15 años de edad, Sindelar comenzó a dar sus primeros pasos como futbolista en el Hertha de Viena, hasta que seis años después dio el salto a uno de los equipos más grandes de su país: el Austria Viena. Allí convirtió 255 goles en 427 partidos, según el registro de Camilo Francka, autor de su biografía, convertido en uno de los mejores jugadores de su nación, alcanzando muchos trofeos, no sólo en Austria, sino que también fuera de ella, como la Copa Mitropa (un extinto torneo para equipos del centro de Europa).

Asimismo, Sindelar para uno de los fundadores de la Asociación Austríaca de Fútbol y sus decollantes actuaciones con la selección no tardaron en llegar. Austria entendió una disposición táctica de un 2-3-5 y él era el delantero centro. No obstante, “el hombre de papel”, como también se lo conocía, fue uno de los propulsores del ahora famoso falso 9. Sindelar bajaba en la zona de volantes para poder asociarse con los mediocampistas, especialmente Josef Smistik o Walter Nausch, otras figuras de aquel combinadas.

Aquella selección era conducida tácticamente por Hugo Meisl en la década del ´30 y su juego de pases cortos, gran creatividad y fluidez en el dominio del número cinco captivó a propios y extraños. A tal punto que se ganó el apodo de equipo maravilloso, que en su traducción al español sería “equipo maravilloso”.

Matías Sindelar

Aquel seleccionó a austriaco, en 1932, ganó la Copa de Europa, lo que sería la Eurocopa de hoy y también logró las semifinales del Mundial del 1934 en Italia, y fue eliminada por los anfitriones. Poco a Poco se convirtió en figura del deporte rey de la época y hasta se animó a parecer en anuncios publicitarios, algo para nada comun en aquellos tiempos. En este sentido, Sindelar también fue un precursor. Pero un día todo cambió.

Matías Sindelar

Austria fue anexada por la Alemania Nazi y Matthias Sindelar se negó a jugar par Hitler

Thenexion of Austria a manos de la Alemania Nazi fue el principio del fin para el Morzart del fútbol. La Liga austríaca se disolvió y expulsó a los jugadores y clubes judíos. Los futbolistas del Wunderteam fueron obligados a jugar para el país del dictador pero no podemos convencer a uno: Matías Sindelar, quien aunque no era judio se negó a cumplirle los caprichos al genocida germano.

Faltaba poco para el Mundial de 1938 en Francia y José Herberger, el entrenador de Alemania, quería contar con Sindelar, a quien admiraba. En este punto hay un documento irrefutable que se conserva en los archivos de la Federación Alemana de Fútbol, ​​según se informó camilo francka señalado.

From puño y letra, Herberger contó que se reunió dos veces con Sindelar –una en Viena y otra en Alemania- para hacerle llegar la propuesta e intentar convencerlo pero la respuesta fue negativa. “Me fue ganando la impresión de que el rechazo tenía otras razones, cierto malestar en relación a los acontecimientos políticos que lo oprimían, y eso motivó su rechazo”escribió Herberger.

(Visited 25 times, 1 visits today)