Reseña de ‘Mal de ojo’, Ofelia Medina se sublima en una pesadilla imperfecta

Recientemente, un estudio reveló que México es el país que más terror consume en el mundo; sin embargo, gran parte de la oferta proviene de producciones extranjeras en lugar de nacionales, y algunas de estas últimas son bastante decepcionantes, como demuestra el reciente nominado al Oscar “Presencias”. En este contexto, el director Isaac Ezban nos trae “El ojo maligno”una película con defectos pero que en general es satisfactoria.

Nala (Paola Miguel), una niña de 13 años, viaja en contra de su voluntad con sus padres (Samantha Castillo y Arap Bethke) al campo para buscar una cura para la terrible enfermedad de su hermana Luna (Ivanna Sofia Ferro). Aquí, las niñas se quedan con su abuela Josefa (Ofelia Medina), una anciana solitaria y hostil, que esconde un oscuro secreto.

Después de un comienzo bastante decepcionante, la película toma poco a poco el ritmo y se vuelve más tensa. Una vez en casa de la abuela, el suspenso y el misterio se intensifican hasta llegar a un final efectivo y terrorífico, cuya calidad es inversamente proporcional a la debilidad de los primeros minutos. Cuando la veas, no te dejes llevar por el inicio, con el cliché del carro a través del bosque y el diálogo rígido: al final, “Mal de ojo” te tendrá al borde del asiento.

Ofelia Medina (ganadora del Ariel de Oro el año pasado) está irreconocible, y no solo por el gran trabajo de maquillaje de Roberto Ortiz. Medina lo da todo: sabe muy bien qué tipo de película es y saborea cada segundo en un papel exageradamente malévolo. Se puede decir que la actriz realmente disfruta sus escenas y las aprovecha al máximo, convirtiendo a Josefa en una antagonista odiosa pero fascinante que odias en todo momento, pero cuya enigmática vibración te intriga magnéticamente. Después de más de 40 años de carrera, la actriz no ha perdido el toque: no es de extrañar que la historia realmente comience cuando se encuentra a solas con las chicas.

(Visited 12 times, 1 visits today)