Rotonda goleada: el derbi vasco se lo llevó el Athletic Club | Fútbol

El Athletic Club arrolló en San Mamés a una Real Sociedad a la que goleó 4-0 con tantos de Daniel Vivian, Oihan Sancet, Iñaki Williams e Iker Muniain, y acerca a unas posiciones europeas qu son su objetivo para esta temporada y que ahora el Quedan dos puntos, a cinco la de liga de campeones .

Fue un resultado un tanto extraño por lo que dio de sí el partido, no demasiado en la primera parte, en la que Alex Remiro detuvo un penalti a Muniain tras mano de David Silva y un desatado final del conjunto de Marcelino García Toral, una vez que abrió lata gracias a la estrategia.

A balón parado, en saques de esquina, el Athletic se adelantó 2-0 y ya con Sancet como mariscal de campo, redondeó la goleada ante un Real entregada, superada y que mucho deberá rar para salir vivo de la eliminatoria ante el RB Leipzig que la espera esta semana en el Reale Arena tras el 2-2 de la ida en Alemania.

Los primeros minutos fueron protagonizados por Raúl García y su peculiar manera de escuchar el fútbol. Consecuencia de ello se llevó una tarjeta amarilla y procuró dar intensidad a una presión rojiblanca que, sin ser lo fiera de otros días, maniató a la Real.

Aunque tampoco los realistas me encontraban en una situacion de ya pasar el tiempo, parecían contentos con el empate con el que se inician los partidos.

Aún así, la primera llegada con cierto peligro, poco, fue un disparo de Merino que salió alto.

Tampoco temorizaron muchos más lanzamientos sin filo, sin fuerza y ​​sin dirección, de Williams y Vesga.

En una dinámica que explicó con exactitud el 0-0 que reflejó el electrónico, llegó una jugada que pudo cambiar el partido. Un penalti por mano de David Silva al golpear sucio un disparo desde la frontal de Williams.

Lo tuvo que checker el VAR, que pidió a Martínez Munuera que fuera a ver al monitor. Lanzó la falta máxima Muniain y el atajó el lanzamiento Remiro, que se quitó del error en el tanto de empate del chocque de la primera vuelta en el Reale Arena, ya con el partido casi finalizado.

No cambió el partido a jugada más adecuada para ello, pero si se animaron algo mas, no mucho, ambos equipos.

Así, Yuri testó de nueva la entereza del meta Navarro con un fuerte disparo que el portero visitante despejó un córner. Silva lo intentó en el otro lado del campo, Muniain realizó el último disparo rojiblanco antes del descanso y a Oyarzabal le faltaron centímetros y fe en un remate de cabeza previo al pitido del árbitro que mandaba a los jugadores a vestuarios.

Regresó más animado el Athletic, que en los diez primeros minutos encadenó tres buenas oportunidades. La más clara la primera, un cabezazo en el área pequeña de Berenguer, al que también le faltaron centímetros para poder bajar el remate por debajo del larguero.

(Visited 13 times, 1 visits today)