Samba en la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022




La Habana.- A VINICIO Nada le asusta, ni siquiera el debut en una lucha mundial con propiedad incluida. El atrevimiento del extremo del Real Madrid era de sobra conocido, y si alguien no se lo creyera, debería referirse a la final de la UEFA Champions League ante el Liverpool.

Si había alguna duda sobre su papel ante Serbia en el primer partido del Grupo G del Mundial de Fútbol de Qatar 2022, porque una cosa es con la guitarra y otra con Brasil, “Vini” era profesor de orquesta y por un capricho cambió. las decenas de trinos de Rafinha -que terminaron sin colocación ni fuerza- sobre la samba que prefieren los cariocas.

Neymar repitió su solo de guitarra eléctrica, que desentonó tanto con la orquesta coral que incluso intentó un gol olímpico que hizo perder la cabeza en el área a Marquinhos, Thiago Silva o Richarlison.

El rock duro de los serbios molestó a Scratch y le dio más de un susto por mareos y globos aerostáticos. Hasta que Vinicius se deshizo de la marca de hierro de Milenkovic y empezó la fiesta como si de un sambódromo cualquiera… Tras un tiro envenenado suyo, repelido por el portero Milinkovic-Savic, Richarlison asomó de donde llevaba 60 minutos escondido y agarró el Rechazo para poner el 1-0.

La Canarinha sobrevivió gracias al centro del campo formado por Casemiro y Lucas Paquetá. Manejó varios registros: tiros lejanos del propio Casemiro y Alex Sandro, con un zurdazo que hizo temblar el palo; y los intentos de Ney y Rafinha que no encontraron gol. Le faltó mover las caderas y para eso también se ofreció Vinicius.

El extremo de 22 años trajo el baile al caso. Se inventó un pase filtrado de tres dedos que le permitió a Richarlison volver a jugar y marcó el gol de la Copa con un medio juego de chilena.

El baile no se detuvo y solo la fortuna y el guardián de los Balcanes evitaron una goleada escandalosa. El marcador de 2-0 se le hizo demasiado corto.

Malas noticias también han llegado a Brasil: una lesión de Neymar, que se fue llorando, como anunciando que no es algo fácil. Y otra de Danilo, que acabó el partido cojeando.

El portugués también se escuchó en el estadio 974, que debe su nombre a la cantidad de contenedores con los que fue construido y luego del evento será desmantelado y entregado a un país en vías de desarrollo.

Allí sonó fuerte el “siiiuu” de Ronaldo, que destrabó el juego rocoso y físico que ofrece Ghana y se convirtió en el primer futbolista en marcar en cinco Mundiales distintos.

El capitán portugués aprovechó un duro penalti del colegiado, que ni siquiera llamó al cuarto para un VAR que también se quedó mudo. Quizás fue por la anulación de un gol de CR7 por una falta demasiado estricta pitada en su contra.

Corría el minuto 65 ya partir de ahí se paró el partido. Con muy poco, las Estrellas Negras igualaron en el 72′; pero cinco minutos después Joao Félix, en cuyo talento sólo el Cholo Simeone es incapaz de advertir, hizo el 2-1.

El gol de la tranquilidad llegaba al 79′ con la segunda asistencia del autor intelectual, Bruno Fernández, y un remate de Rafael Leao. Osman Bukari metió el miedo en los huesos del portugués en el 88′.

Entonces, con Ronaldo fuera del campo, el portero Diogo Costa, que relega a Rui Patricio a la banca, puso mansamente el balón en su área y no vio al agazapado Iñaki Williams cuando robó la pelota en el último minuto de descuento para congelar las almas de todos. Sólo un desliz del jugador del Athletic Club de Bilbao impidió que Costa se arrepintiera toda su vida. El 3-2 acabó celebrándose en Portugal con cierta decepción, aunque sirvió para hacerse con la primera plaza del Grupo H.

Tras el empate 0-0 entre Uruguay y Corea del Sur, se saldó un balance negativo para estos encuentros: el cuarto 0-0 de esta fase de grupos.

Este Uruguay, tan predecible y reaccionario, no alcanza con Federico Valverde. Jugó un partido para el olvido ante los asiáticos, resumido en un tiro entre los tres palos de ambos equipos.

El Pajarito hizo más de lo que se le puede pedir, pero los charrúas dejaron las garras en el vestuario. Seul le joueur du Real Madrid a montré son courage avec un coup de fouet à l’équipe et un retour sur l’aile pour sauver la tranche du blues du ciel avec un balayage spectaculaire contre la menace de Kang-In Lee d’aller seul en la puerta.

Lo celebró porque había pasado el minuto 90 y también porque las piernas no le daban mucho ante el jugador del Mallorca, un caballo fresco que acababa de entrar en juego. Vimos mucho menos a los surcoreanos, que mostraron más terquedad que argumentación.

Estaba listo para ver otro juego sin goles en las primeras horas, si no fuera por el hecho de que Embolo, nacido en Camerún y nacionalizado suizo, era la peor esquina del mismo palo. Marcó el único gol de los suizos ante los Leones Indomables, que no celebró por respeto a su origen.

Eso fue suficiente para que Suiza venciera a Camerún por 1-0 y diera un paso importante en su intento por hacerse con uno de los dos puestos del Grupo G.


contra/

(Visited 2 times, 1 visits today)