Totó la Momposina, una carrera incomparable

No muchos artistas pueden presumir de haber llevado la cultura de un país a los escenarios internacionales en una carrera que abarca más de seis décadas. Toto la Momposina Puedes decirlo, y con todo respeto.

Durante décadas ha llevado la música y las tradiciones del Caribe a escenarios nacionales e internacionales, celebrando una herencia cultural que algunos sectores de Colombia aún no logran reconocer en el nivel que se merece.

Aunque a muchos nos gustaría que así fuera, y como dice la canción de Willie Colón con Héctor Lavoe, todo llega a su fin. También el tiempo de Totó la Momposina sobre el escenario.

“Es hora de que esta destacada exponente de la música tradicional se retire de los escenarios”, compartió su familia y equipo de trabajo en las redes sociales de la artista. Por eso, en Señal Colombia hacemos un breve homenaje a su trayectoria y recordamos cómo pasó por los escenarios.

también lee → ¿Qué es el folclore? El conocimiento de la gente

Toto la Momposina

Música, Academia, Tradición y Patrimonio

Bautizada como Sonia Bazanta Vides pero conocida mundialmente como Totó la Momposina, esta artista creció en una familia de músicos y creyentes. Su padre, baterista, y su madre, cantaora y bailaora, marcaron muy pronto su carácter artístico.

Totó tomó su nombre artístico del sonido que ella misma hacía al tocar la tambora, ya que desde muy temprana edad se interesó por la cultura popular de la Costa Atlántica colombiana.

Tal fue su interés que viajó a las ciudades para descubrir tradiciones, canciones, instrumentos y ritmos. Hoy, luego de 82 años de vida y despedida de los escenarios, Totó es recordada como la artista que es y cuyo camino comenzó cuando emigró a Bogotá desde Talaigua Nuevo, Bolívar, en la isla de Mompox.

Como parte del interés compartido de su familia por la música y el arte, su madre formó un grupo a temprana edad en el que comenzó su carrera, primero bailando y luego cantando. En este grupo familiar, Totó formó parte de un repertorio de cumbias, bullengues y porros, y de ahí no ha parado hasta el día de hoy.

Diez años después de la formación de este grupo, Totó abrió sus alas y formó su propio grupo en 1960.

Hoy en día se ve no solo como maestra de folklore, sino también como consultora de bullerengues, cumbias, garabatos, chalupas, guarachas y otros ritmos tradicionales que viven en Colombia.

también lee → Totó, folklore vivo y movimiento

(Visited 15 times, 1 visits today)