Un año después de Bataclan: una película de la Berlinale explora las secuelas del terror

El director de cine español Isaki Lacuesta durante una conferencia para participar en la promoción de la película 'Un año, una noche' en la 72 edición del Festival Internacional de Cine de Berlin (Berlinale) en Berlín, Alemania, el 14 de febrero de 2022 REUTERS/Hannibal Hanschke
El director de cine español Isaki Lacuesta durante una conferencia para participar en la promoción de la película ‘Un año, una noche’ en la 72 edición del Festival Internacional de Cine de Berlin (Berlinale) en Berlín, Alemania, el 14 de febrero de 2022 REUTERS/Hannibal Hanschke

Por Thomas Escritt

BERLÍN, 14 feb (Reuters) – Escondido en un guardarropa durante horas mientras los asaltantes atacaban la discoteca Bataclan en París en noviembre de 2015, Ramón González le preocupó con un único pensamiento: ¿qué pasaría si muriera sin haber conseguido nada, si su vida will habrá un choque?

Este pensamiento en la mente de un hombre aterrorizado fue lo que impulsó al director español Isaki Lacuesta a realizar “Un año, una noche”, que examinea las consecuencias del ataque, en el que murieron 90 asistentes al concierto, así como otras 40 personas en otras luces de París.

El drama, basado en las experiencias reales de González, estrenó el domingo en el Festival de Cine de Berlín. En ella se observó el impacto que eres noche en Ramón, interpretada por Nahuel Pérez Biscayart, y también conocida como Céline, interpretada por Noémie Merlant.

El trauma hace Ramón replantado en vida, dejando su trabajo para convertirse en profesor, pero el recuerdo de los sonidos y los olores de aquella noche le hace perder pie una y otra vez.

“En el tipo de sociedad en la que vivimos ahora y en el tipo de vida que llevamos, todos hacemos una enorme cantidad de cosas que no queremos hacer pero nos resistimos a cambiar”, dijo Lacuesta en la alfombra roja antes del estreno.

Céline, al parecer más capaz de dominar sus sentimientos, se lanza a cuidar de su pareja emocionalmente herida, pero a costa de jar postergado su propio ajuste de cuentas con la noche que los marcó.

La película consigue que el público comparta la perplejidad de la pareja y provoca sobresaltos con ruidos arrepentidos y movimientos inesperados, pero también muestra fragmentos de esa noche, obligando a experimentar el mismo proceso de asimilación de una memoria hecha pedazos.

Un aria de Monteverdi sirve de hilo conductor a lo largo de la película, pero se va distorsionando cada vez más a medida que los protagonistas ponen en duda sus propios recuerdos.

“Hacerla fue una montaña rusa emocional”, dijo Lacuesta, describiendo cómo, a mitad del rodaje, se dieron cuenta de que todavía tenían por delante “un torrente de emociones, desde lo más eufórico hasta lo trágico”.

(Informe de Thomas Escritt y Hanna Rantala, edición de Rosalba O’Brien; traducción de Flora Gómez)

(Visited 11 times, 1 visits today)