una vida de pelicula para poder ser olimpico

BarcelonaAnder Mirambell dice medio en broma, medio en serio, que su carrera deportiva tiene que ser el guion de una serie. De la aventura de un equipo de bobsleigh jamaicano en unos Juegos se hizo un film, de hecho. Y Mirambell casi se ha inventado un deporte aquí, el esqueleto, donde no hay ninguna pista. Poniendo ruedecitas a estructuras que construía el mismo, bajaba por carreteras secundarias para entrenar cuando mucha gente creía que era un loco. Ahora se disputará Cuartos Juegos Olímpicos. No, el loco no era él. Y esta madrugada (2.30 h) debutará en Pekín, antes de la final del viernes.

Desde hace 38 años, Mirambell ha competido en los Juegos de Vancouver 2010 (Canadá), Sochi 2014 (Rusia) y Pyeongchang 2018 (Corea del Sur). A la ciudad de Pekín llega “ilusionado y con el objetivo de estar tan arriba como pueda en la clasificación”. “Estoy solo ante el peligro, sin mi entrenador, que por protocolo covid no está aquí. El abanderado español junto con Queralt Castellet. “Me gustaría decir que puedo luchar por las medallas, pero soy realista. Me gustaría hacer uno de los mjores resultados de los Juegos Olímpicos y quedar satisfecho. Lo que sí creo que es que la carrera será bonita”, explicó, siempre positivo.

entrar en la playa

El esqueleto, un deportado donde hay que lanza con un trineo por una pista de hielo a toda velocidad, es un gran conocido en nuestro país. De hecho, dentro de la candidaturera para hacer unos Juegos Olímpicos en el Pirineo en 2030, se valora hacer esta prueba en circuitos que ya hay en Suiza o Bosnia, puesto que invertir en un circuito de bobsleigh y esqueleto cuesta mucho dinero. Y ocupa un territorio grande, cuando en el Pirineo no hay tradición de practicarlo. De hecho, pendiendo de los últimos años, los de la pandemia, Ander ha trabajado muchos meses en un espacio tan opuesto como la playa de Badalona, ​​donde reside. “Trabajamos la potencia o la velocidad”, razón. “Yo vengo del mundo del atletismo. Y el arranque en esqueleto es atletismo, así que ayuda. Este año trabajó con una vía de 50 metros en el CAR de Sant Cugat para imitar las salidas. Me ha ido muy bien para mejorar”, añade.

De pequeño, Ander Mirambell quería ser futbolista. De hecho, entró en el fútbol base del club que lleva en el corazón, el Espanyol. Después llegó el atletismo, pero en 2005 decidió probar el esqueleto. “Conocí tiene un personaje que se dedica a bobsleigh y lo quise probar, like hicieron los jamaicanos de la famosa película genial corriendo. Hice gestiones para hacerlo, pero una vez legué a la Federación Catalana de Deportes de Invierno solo me pueden dar un traje de esquí de fondo. hacer bobsleigh aquí era imposible, demasiado caro y sin estructura. Me saqué la licencia e invertí todo el dinero que tenía para comprar un coche y poder competir una temporada y media de esqueleto“, explicó al ARA Mirambell. “A los siete días tuve un accidente y me rompí el dedo anular y me tuvieron que operar de urgencias. Cuando llegó mi madre me dijo: “Vamos a casa, ya has hecho el gamberro lo suficiente”. Pero los organizadores paron la ceremonia de premios y me dijeron que, como quería tanto este deporte, les gustaría que estuviera para suer al podio algún día. Y la idea se metió en la cabeza”, recuerda. Estos Juegos, de hecho, los vivirá pensando en su madre, a la que ha perdido después de una gran enfermedad. Irina Rodríguez, medalla de plata en natación sincronizada en los Juegos de 2008 .

(Visited 11 times, 1 visits today)